Poemas sobre las mujeres y la independencia/ Poems about women and independence

Abajo pueden leer una selección de poemas escritos por unos escritores de América Latina, España y el Reino Unido. El tema de los poemas es ‘Las Mujeres y la Independencia en América Latina’.  Les agradecemos mucho su colaboración con nuestro  proyecto y sus maravillosos poemas.

Below you can read a selection of poems written by writers from Latin America, Spain and the United Kingdom.  The subject of the poems is ‘Women and Independence in Latin America’. We are very thankful to them for their collaboration with our project and for their wonderful poems.

Mujer Latina (A las que lucharon y luchan por nuestra libertad)

(Joel Linares Moreno)

En cada surco de tu epidermis ajada y tosca
se acurrucan las luchas…
Luchas eternas de vida manifiesta,
luchas de historias inconclusas.
En tu piel latina… fuerte,

se escribe el relato de la tierra

que recibió el sudor y la sangre

de tus manos y tus dolores.
Tus entrañas regalaron
Rio en la selva, nieve en los Andes,
sequía en Atacama, fuego en el volcan dormido,
sombra en el Caribe, en el desierto, en el llano.
El alimento del soldado
que se inmoló en los campos yermos,
nació de tu entrega
en el fogón y en el catre.
Tu esperanza curtida
por la braza y los años,
espera aún paciente
por el nuevo mundo imprescindible.
Empuñas sables y cucharas
abrazas niños y moribundos,
Invisible te hicieron, los que escriben,
con algunos destellos de rabia,
Presentes te sintieron, los que pelean eternamente

en las victorias del pueblo tierno, descalzo,

en la mirada del final de tus alientos,
se divisa la utopía,
y tus labios deseados, ahora secos

sellaran tu epitafio en un grito:

¡LIBERTAD!

América Mía

(Jaime Magnan Alabarce)

América,

pronuncio tu nombre de mujer

que sabe a dulce amargo,

alimentado por el simiente de tu piel,

recordándome tu hazaña olvidada…

América, hermana mía…

Tejiste con tus manos libertad,

recogiendo el fruto de esta tierra,

invocando sabiduría en sentidas oblaciones

a durmientes antepasados.

América, madre mía…

Tendiste tu mano, ofreciste consuelo

en horas amargas de acariciada utopía,

remendando sueños de próceres y caudillos

que enarbolaron banderas de nuevas naciones.

América, señora mía…

Alimentaste al libertario con tortillas y guayabas,

saciaste la sed del moribundo, en los campos de batalla,

levantaste al caído, ofreciendo el bastón de tu entereza.

Enjugaste las lágrimas de la derrota con la dulzura de tu voz.

América, abuela mía…

En cada mujer violentada de este continente,

 derramas la lluvia del sol herido de los incas

y buscas rastros de niños cautivos

ovillando telares perdidos, en todos los tiempos.

América, mujer mía…

Zurciste las alas del cóndor con plumas de emancipación

para que su vuelo fuese más alto…

Y quedaste en tierra contemplando su hidalguía

¡Hace tanto tiempo tu silencio!

América, compañera mía…

Hoy, desconoces el oro y el cobre

Pero tu entrañable esencia es un caudal

Donde nadan tus hijos y crecen tus hijas

Abrazando tu rol, silenciado por las cosechas

Multiplicadas en el dolor de tu alma

América toda…

¿Dónde está tu dependiente independencia?

Depende de ti, sólo de ti encontrar tu camino,

liberar el dolor contenido y asumir tu rol humano

en todo el mosaico de tus manos laboriosas

del norte, centro, sur y mares adyacentes.

Sueña América mía, que tu amanecer

alumbrará caminos de una nueva era.

Y somos muchos quienes seguiremos las huellas

de tus hijas paridas al viento

cuales papalotes coloridos en cielos de primavera

América…

Si caemos en el camino

Por hambre, cansancio o sed

Tus manos aplacarán nuestro dolor

Al igual que dos siglos atrás…

Sobre los oscuros manantiales

(Jorge Marco)

Sobre los oscuros manantiales

-sombra del pasado-

cae la piedra del silencio,

y rompe las cadenas de la esclavitud,

y nutre las fértiles tierras del futuro.

 

América,

tierra indómita de rebeldes,

de mujeres,

de Independencia.

 

Sobre tus oscuros manantiales

cae la piedra del silencio.

   A_las esclavas miserables por su libertad

(Magdalena Díaz Hernández)

Hija de la tiranía ¿cuál es tu independencia?

La libertad.

¿Pero cuál libertad? ¿la de tu amo, la de la tiranía, la del abuso?

Infame de nacimiento, sin mérito, ni virtud ¿donde está ahora tu lugar?

No eres ni de aquí, ni de allá.

¿Olvidaste tus orígenes? Raíz olvidada, busca tu patria, tu nación.

Aprovecha la revuelta, la rebelión, la confusión. Conoces las tácticas: huye.

¡Pobre miserable, infeliz y desgraciada!

No es tu esclavitud, es la suya. No es tu amo, es el suyo. No es tu familia, es la suya.

Sus cadenas son otras, las tuyas siguen ahí.

Huye. Solo así podrás encontrar el camino hacia la independencia.

Las mujeres saben callar

(Felipe Vargas Herrera)

Olvidadas, alejadas de la colectiva memoria

Es el pago de Chile dirían por ahí

Entre celebración y celebración relegadas por la euforia

Bellas dieron a luz la independencia, desde su matriz.

 

Muy pocas veces, solo las ilustres mencionamos

Madres de la patria, ¡ya lo dijeron ayer!

Doña Javiera, nombre por los Carrera honrado

Primorosas manos primera bandera tuvieron que hacer.

 

Y de la señora Jaraquemada

De su bravura y ternura, mucho podríamos hablar

A los realistas, a los españoles les fue hostil

Supo defender a aquel que engrandecería el país.

 

Pero por sobre todo no olvido mencionar

El guerrillero independentista se ha de acordar

No solo paseos y bailes por la Chimba

También aquellas que no lo delatarían jamás.

 

Su audacia, con Rodríguez, iba a la par

Sus salones se prestaban a reunión y revolución

A los espías fortalecieron y supieron ayudar

Sin ellas donde estaríamos, pienso yo

 

Al paso de la sombra, borraron la huella

A la pregunta dieron muda respuesta

En casa, carretera o en exilio

Callaron

Y la libertad creció, por ella y ella la que no habló.

Fugas

(Nancy Ayala Tamayo)

Hoy amanecí sin voz o tal vez pensativa.

Por eso decidí escribir acerca de las mujeres locas

no de sus maridos, amantes, sus hijos y sus casas.

Han preferido quemarse en el fuego de la historia.

 

Ya saben ustedes todo sobre lo que crepita.

Llamas devoradoras vestidas de amarillo y rojo fuego

ave fénix imprecisa, temblorosa aún, expuesta.

Excepción posible en la implosión de la ceniza.

 

Se vistieron de  rojas camisas y guerreras.

Se exiliaron de  sus senos y sus vientres

aprendiendo de la nada artilugios por ellas conocidos.

Más allá de los mares probando hasta dónde sus huellas.

 

No estoy hablando de heroínas y sus glorias.

Por donde he ido casi ningún monumento

alejadas del pulular de los machos y la muerte.

Buscando fugas y andantes sugieren mejores gestas.

 

Desearon una nueva canción de cuna.

Luego de haber oído la última de ellas se levantaron

Dolores, la Generala, la Pola, Anita, todas ellas.

Desde arriba del mundo un lanzapiedras duda.

Mujer Latina

(Federico Martín Bones)

¿Qué es una hembra latina?

Yo necesito saber

¿Será correcto ser hembra?

¿O más correcto es mujer?

 

Desde arriba y hasta abajo,

De Brasil hasta el Perú

La montaña y la planicie

El mar y la meseta

Rugen y soplan y hablan

De sus montañas y sus valles

Y sus mares

latinos

 

Es dedicada y paciente

Está furiosa también

Pues las entrañas le pujan

Porque se sabe mujer

Latina

 

En la latina se esconden mil misterios y uno más

Hay mariquitas graciosas

Y valientes juanas, poderosas felicitas

Y siervas y marías

Vírgenes negras; esclavas blancas

Latinas

Saber a una latina

Es tarea inalcanzable

 

Debiéramos, como niños, preguntar y preguntar

¿Qué es latino?

¿Qué es una mujer?

Mas ganadas estas batallas, aún queda la última

¿Qué es una mujer latina?

Mujeres Latinas

(Eugenia Elizondo)

Palabras que sangran

palabras que duelen

palabras que matan

 

sangran             duelen               y matan

serán las palabras que griten nuestros nombres

 

m u j e r e s

 

mujeres latinas

 

ni olvido                            ni silencio

ni castigo

 

levántate mujer que ya es la hora

sola quizás te pierdas…

juntas haremos una guerra

y

 

¡ v e n c e r e m o s ¡

Anhelo de Mujer

(José Alejandro Núñez García)

Hoy me transporté a otro punto en la historia,

A aquel pasado de anhelo de libertad,

Allá donde se dejaban las primeras huellas de independencia.

Independencia y emancipación con violencia.

 

Esta época me cegó de mujer

Pues la mujer no era mujer.

Solo vi pocas fieras en un mundo macho

Unas cuantas gotas de la lluvia femenil.

 

Avancé y vi anhelos incumplidos

Y me sentí tal como preso perpetuo ante el pasado.

Sin embargo, las femeninas lluvias aumentaron

Y varias gotas se convirtieron en femenil granizo.

 

Aparecieron las que ahora llamo mujeres

Como heroínas que hasta hoy hacen historia,

Pero supe de otras vidas borradas por el tiempo:

Algunas damas que hicieron historia en el viento.

 

La independencia no mató a la exclusión femenina

Y la mujer aún debe pelear la vida.

El mundo está sediento de obra femenina

Y hombres y mujeres debemos darle de beber

Caderas

(Cecilia Olga Mancilla Sánchez)

De piernas firmes

y anchas caderas, habla está tierra

De puntillas indica el sur

Latinidad que acá habita

Heredera de nuevos ojos

mujer deshazte el pantalón occidental

Vuelvan osados vestidos de colores

acuérdate como baila el viento en tus polleras

De piernas firmes con pie delicado

vuelvan tus manos a esta tierra

Quiero volver oír tu canto

con la alegría de pies descalzos

Ven con tu hombre y hazlo bailar

la danza del agua, pura del cielo

En las anchas caderas, se anida el futuro

trae niños latinos, de tierra y viento

De selva Amazonia

mente virgen y silvestre

De cordillera, alba tranquilidad

indican el futuro de la humanidad.

Pachamama

(Anna Laing )

Pushed beyond the uncomfortable fray

To the unravelling of the known

Beyond the objects that define my being

Beyond the spaces that define my time

Falling heart over head into her embrace

Wilderness

That which Man raises war against

Violence against the more-than-human

 

Severing the veins that nourish, that bind

Bodies seeking her welcome chaos

Content not to solve this convoluted puzzle

That which Man left inconceivable

Drumming, drumming. Her beat eternal

Mama Pacha

Subordinated by the Reason of Man

She embodies the more-than-human

Home

(Sarah Bennison)

Between the sharp, imposing peaks you call home

You taught me about life

Existence.

About trust

Friendship

Sisterhood

Sharing words while you clung to this stranger’s hand

This “vision of happiness”

Behind your doors you endured; which of you didn’t?

Brandished yourselves fools

The Truth: it’s in our children’s eyes

Every mother, every woman

Is burdened.

Fuera de la casa

(Laura May Webb)

You saw me at home,

Ama de casa.

You studied and worked;

My work was raising you.

I asked you to be careful,

Not to get involved.

You thought I knew nothing,

They thought you knew too much.

 

Did you know it was I?

I who searched for you?

Did you know I never stopped?

I stood up.

I grew taller.  I marched.

Straight out of our home,

Out of all that I knew.

I marched with women like me;

I marched for you, to you.

 

And I could never go back.

And you never came back.

And I am stronger, and weaker

Than ever before.

Analogía larga y general chilensis, con sus personajes, ciudades, folclor y valores patrios

(Jorge Santos)

1

Voy contando una historia,

De un país maravilloso.

Es Chile, con ostentoria,

Y que suene fabuloso.

2

Dios creó las montañas,

Al terminar el mundo.

Los rotos y sus calañas,

Y los patrones de fundo.

3

Chile pal’ lao’ que lo miren,

Tiene mares y cordilleras.

Moais para que admiren,

Los ríos y sus laderas.

4

Faja larga y angosta,

Que muestra la geografía.

Por sus playas en la costa,

Citando a la biografía.

5

Existen variados personajes,

Registrados en la memoria.

Que vivían en los hospedajes,

Según como dicta la historia.

6

Tenemos al hojalatero:

Experto en fierros y latas.

Que armaba los regaderos,

Y unas ollas muy baratas.

7

Por el norte, allá en la faena,

Está el trabajador del salitre.

En las minas de María Elena,

Que no necesitaba pupitre.

8

Por el mar, el huaso costino,

También el cordillerano.

Nacional, y el rancagüino,

Trabajando por el verano.

9

Con la entereza del gañán,

El peón y el inquilino;

Y con su gracia de tulipán,

No faltaba el clandestino.

10

Bajando por las montañas.

Me encontré con los arrieros.

Que cultivaban sus cizañas,

Como buenos carreteros.

11

Navegando las grandes costas,

Vi buzos y mariscadores.

Me invitaron a las ostras,

Y a servirme caracoles.

12

Conociendo allá en Chiloé,

Descubrí a unos loberos.

Que me dijeron: ¿Quién es usté’?.

Qué anda en ese velero.

13

Me dejaron sin contestarle,

Al gran cazador de ballenas.

Me dijo, voy a observarle,

Para comer las alacenas.

14

Conocí a un caballero,

Que se decía estibador.

En sus tiempo, ovejero,

Y ducho de esquilador.

15

Fui caminando en ciudades,

Para buscar los fruteros.

Celebrando en tijerales:

¡Con todos los temporeros!.

16

Entre curantos y sopaipillas,

Gritaba fuerte el motero.

Se acabaron las estampillas,

Que retrataban al heladero.

17

Gritando boche en Talagante,

Vendían dulces los barquilleros.

Con su carrito adelante,

Como marchan los maniceros.

18

Por VICTORIA, se conocen,

Los grandes suplementeros.

Con tal que no se enojen,

Si les digo: Pregoneros.

19

Por todas las lindas plazas,

Donde juegan con las pelotas.

Con la belleza de las casas,

Se lucen los lustrabotas.

20

Para aplacar el calor,

Llamábamos al lechero.

Del campo y todo su valor,

Como un alegre dulcero.

21

En todo Chile es famoso,

El muy listo panadero.

Con el pan, que es fibroso,

Que lo vende el carretero.

22

(Impostando la voz de curado)

Para pasar la borrachera,

Hay que ir donde el heladero.

Y olvidarse la chichera,

Con la alegría del chinchinero.

23

Siguiendo la ruta de Aysén,

Para sacar lana de oveja.

Me quedé con la prosa en Purén,

Tejiéndome una madeja.

24

Rumbo al Norte hacía calor,

Por el desierto de Atacama.

Así que me armé de valor,

Y me fui corriendo a Calama.

25

Tenemos muy grandes poetas,

Con ustedes: Nicanor Parra.

Por Santiago y sus violetas,

Cuando hacíamos la cimarra.

26

Me vine por la zona austral.

Por donde el perro y sus amos.

Para pasar por Gabriela Mistral,

¡Último trago, y nos vamos!.

27

Me encontré con Santos Vega,

Un eximio payador.

Que retrataba por su pena,

Con el alma del cantor.

28

Porque el escribir poesías,

Como el gran Vicente Huidobro.

Exige grandes alegorías,

Y aún así, yo no lo logro.

29

Chile: es nación de poetas.

Versando, don Pablo Neruda.

Cantándole a las retretas:

¿O les cabe alguna duda?.

30

Porque Chile también me arropa,

Con toditas sus alegrías.

Versaba don Pablo de Rokha,

Mucho cuidado con Pamela Díaz.

31

Los Huasos que están al aguaite;

Cantan como el Martín Fierro.

(IMPOSTANDO LA VOZ DE DELINCUENTE)

También tienen su la’o flaite, (¡chi, guá, loco!)

Y bueno: ¡Hay que dar al cencerro.!

32

Estoy perdido en el cardo,

Por las laderas de Buin.

Don Bernardino Guajardo,

Y María Eugenia Larraín.

(Con tal que no haya un copuchento que le vaya con el chisme a Marcelo Ríos y a Iván Zamorano; esta todo bien. Porque si se enteran los dos grandes deportistas, de esa golpiza que me darían los dos juntos no me salva nadie. Por ultimo pongo al poeta Bernardino Guajardo de testigo que andábamos paseando nomás, a ver si me escapo, ja, ja, ja,).

33

El vate, don Carlos Pezoa Véliz,

Poeta del pueblo y los chilenos.

Brillante, como Isaac Albéniz,

De los bardos, entre los primeros.

Y DE LA PICARDIA FOLCLÓRICA, CHILENA Y CAMPESINA, ¡¡¡¡HUUUUUUUUUUUUUUUUIFAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!. NOS SALTAMOS AL LÍRICO ROMANTICISMO LITERARIO, DE LA POESIA UNIVERSAL MUNDIAL:

(¡¡¡¡¡MUSICA DE FONDO MAESTRO!!!!!!, ROMÁNTICA PARA LAS DAMAS POR FAVOR)

34

Como no cantarle a las damas,

Que en belleza, son primeras.

Encienden todas mis llamas,

Alegrándome mis primaveras.

35

Las poesías son las musas,

Y les dedico mis amores.

Cantando mis notas difusas:

Con “La pérgora de las flores”.

Y DEL LÍRICO ROMANTICISMO LITERARIO, DE LA POESIA UNIVERSAL MUNDIAL: NOS VOLVEMOS AL CAMPO CHILENO, CUANDO LOS FOLCLORISTAS CANTAN LA CUECA Y NOS GRITAN:

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡VUEEEEEEELTAAAAAAAA!!!!!!!!!!!!

Y COMO DIJO DON FRANCISCO: ¡¡¡¡QUE VENGAN LAS MODELOS!!!!!!!

36

Aplaudamos sus aspavientos,

Y yo cito al diccionario,

De doña Adriana Barrientos:

Nuestra chica de calendario.

37

Muy voluptuosa y linda ella,

Y fina como un colibrí.

Hermosa y real doncella,

Es nuestra Marlen Olivarí.

38

(Impostando la voz del curado)

¡¡¡¡¡¡Vamos por los moscateles!!!!!.

Por las noches, con sus cantos.

¿Qué les parecen a ustedes,

Denisse y Daniella Campos?.

(No quisieron venir las niñas, por más que las llamÉ pero bueno, ellas se lo pierden ja, ja, ja,)

39

No puedo dejar de bailar,

La cueca, el vals y las tonadas.

Que determinan su reinar,

Del salón, al campo en ramadas.

40

Por el lado de Valparaíso,

Bailan la cueca arrabalera.

Era todo un paraíso,

De proa, a la empinadera.

41

Hago un alto en el camino,

Y yo le canto a mi patriota.

De las uvas, en racimo;

Para bailar cueca chilota.

42

¿Escuchan el canto urbano?

A cargo de Víctor Jara.

No es folclor cordillerano:

¿A ver, quién se lo para?

43

Nunca gritaron los pulentos,

Así como el negro africano.

En la pelea, dan los tormentos,

De Tito Fernández, el temucano.

44

En el suelo lo dejaron,

A mi socio, el guatón Loyola.

Con los golpes lo tiraron,

Y lo dejaron pa’ la historia.

45

Al cantar de Violeta Parra,

Y también los Huasos Quincheros.

Famosos por la guitarra,

Y del folclor: grandes chinchineros.

46

Con vino y con chacolí,

Me gusta oír a “Los Jaivas”.

Con chicha de Curacaví,

Para que tú no decaigas.

47

Porque son grandes musicales,

Los temas de “Los Prisioneros”.

De la protesta, en arrabales,

Y en el rock, fueron primeros.

48

“….¡Alza tu cerveza, brinda por la libertad/, ve y vente de fiesta/ que el infierno es este bar…!” (Fragmento de la canción: “La posada de los muertos” del grupo español de heave metal “Mago de oz”).

ESTE VERSO QUE VIENE A CONTINUACION, ES ENTERAMENTE PERSONAL, Y LO VOY A DECIR COMO UNA NOTA MIA, CON EL PERMISO DE TODOS LOS PRESENTES, PORQUE DE LA BELLEZA DEL FOLCLOR DE TODO CHILE, LOS INVITO A VIAJAR HACIA ESPAÑA POR MEDIO DEL HEAVE METAL:

Entre mis grupos favoritos,

Porque también yo ¡soy feroz.!

Ellos no suenan despacitos:

Me refiero a “Mago de oz.”.

49

La historia, ya nos relata,

Crudos sangrientos combates.

Donde el héroe nos delata,

Que a veces no hay empates.

50

La ruta de los Carrera,

Y don Pedro de Valdivia.

Ellos no tenían barrera,

Y nos daban mucha envidia.

51

A los valientes de Antuco,

Los conocí andando en barco.

Que me llevó hasta Temuco,

Y la provincia de Arauco.

52

De Perú, hasta guayaquil,

Se nublan los cimarrones.

Por el huaina de Til-Til,

Le cantaron los gorriones.

53

El chileno es muy especial,

Y único en el continente.

Tiene un humor celestial.

¡A su orden, mi teniente!

54

Como no voy a contar,

De la patria, sus mitologías.

Si salimos a montar,

De cuentos y alegorías.

55

Tenemos juergas religiosas

Por el norte y Maturana.

Con sus prácticas contagiosas,

En la Fiesta de la Tirana.

56

Y zumbaba la gran pelota,

Que lanzaba Marcelo Ríos.

Como Viña y la gaviota,

Que me daban escalofríos.

57

Los personajes nacionales:

Con los goles de Iván Zamorano.

Llenan campos municipales,

Para alegrarnos con el verano.

58

No puedo dejar sin jugar,

Al delantero, Marcelo Salas.

Tuvo ganado su lugar

Son bien merecidas sus famas.

59

No puedo dejar de recitar,

A todas las razas de Chile.

Y así, ponerme a rimar

Con indios y estoriles.

60

FINAL:

Para terminar este entuerto,

Ya les dije de donde soy;

¡Cantando en la más perro muerto!.

¡Paso a cobrar, y me voy!.