‘El Mechón del Libertador’ por Patricia Díaz (Reseña sobre la exhibición publicada por Prisma)

 

Hi,Hola

I am a Colombian screenwriter/writer in London and I wrote a review about VIVA LA LIBERTAD! an exhibition at the British Library in London in 2010 which I would like to share with the readers of this wonderful site.

Soy una guionista y escritora colombiana residente en Londres. El año pasado escribí una reseña sobre la exhibición VIVA LA LIBERTAD en la Biblioteca Británica que me gustaría compartir con las lectoras de esta interesante página en la web.
VIVA LA LIBERTAD!
Spanish American Independence: 1810-1860
British Library exhibition
24th May -20August 2010


El Mechón del Libertador

por Patricia Díaz

Reseña sobre la exhibición publicada por Prisma
Este verano, la Biblioteca Británica ha expuesto al público una exhibición de su colección de documentos y libros sobre los años de la independencia americana (1810-1860) titulada ¡Viva La Libertad!. La exhibición se encuentra discretamente colocada en el mezanine del primer piso y como usuaria de la biblioteca prácticamente la encontré en mi camino hacia una de las salas de lectura. Aquí, exhibidos doscientos años después, se pueden ver los originales de puño y letra de cartas circuladas entre los intelectuales y luchadores criollos y europeos que contribuyeron con sus ideas y sus vidas a la construcción de una América que realmente ofreciera un gobierno constitucional y no monárquico a sus ciudadanos y que representara una nueva sociedad formada por la diversidad y riqueza cultural de sus habitantes originales, los indígenas, y el mestizaje entre estos y los europeos y africanos recién llegados al continente.

Aquí esta la carta de Francisco de Miranda desde el calabozo en España, donde solicita mejor trato como prisionero político y sobretodo pide libros para leer, él que tuvo una de las mejores bibliotecas en Londres, aún existente en el sótano de su casa en Grafton Way. En otro gabinete se puede ver la copia del libro que enumera y describe los Derechos Humanos traducida del francés al español por el colombiano Antonio Nariño y publicada póstuma en Cartagena en 1825. Todos los originales fueron destruídos por la corona en su afán de detener la información que justificaba la lucha de los criollos.

En toda esta interesante y conmovedora información nada me preparó para lo que finalmente encontré como el detalle más interesante de toda la exhibición. La inglesa Mary English (1789-1846) habia viajado a Colombia en 1819 con su esposo el general James Towers English para tomar el cargo de comandante de la Legión Británica que Bolívar le habia asignado en su plan para la independencia de la Nueva Granada de la corona española. Desafortunadamente, el comandante murió de causas naturales a los pocos meses de su llegada y para sobrevivir, la nueva viuda tomó el cargo de representante financiera del la entidad bancaria Barclays para toda América Latina.

Por su gran pasión sobre la lucha independentista de los libertadores criollos y su apoyo a la Legión Británica, Mary English tuvo la fortuna de establecer una relación de amistad con Bolívar, como lo atestigua la notificación enviada a su casa en Santa Fe de Bogotá junto con un memento mori, un mechón del cabello del Libertador, después de su fallecimiento. Ligeramente curvado y de textura delgada y color negro, el mechón se encuentra exhibido en uno de los gabinetes y es el único pedazo sobreviviente de su dueño y de su DNA.

Seguramente Mary se conmovió al recibir el mechón y lo guardó con el cariño y la admiración que siempre sentiría por su amigo y que posiblemente evocaba cada vez que estaba en la presencia de este extraño objeto.
En las postrimerías de la era victoriana, está era una forma de preservar la memoria de difunto al que celebraban reteniendo pedazos del sus vestimentas o de su cuerpo como son los cabellos guardados en medallones y acompañados por fotografías del ser querido.
.
Para mí, espectadora contemporánea, el mechón posee un carácter mítico y evocativo, no solo por la pertenencia personal sino también por las consecuencias que las ideas políticas de Bolívar tienen en nuestro continente y en cada latinoamericano hasta el día de hoy. Las ideas, al igual que los cabellos provienen de la cabeza. Este mechón de cabello del Libertador creció gracias a su sangre y su alimentación al igual que sus ideas. Su cabello adornó su admirada cabeza, la que seguramente tantas damas, criollas y europeas, quisieron acariciar con sus finos dedos y sólo algunas pocas con mucha suerte retuvieron en alguna noche de pasión recostada entre sus senos. Una cabeza digna de una corona de laureles en oro momposino hecha por los mejores artesanos colombianos y que hoy se encuentra en el Museo Nacional en Bogotá como legado a la nación.

Si bien las ideas de Bolívar continúan siendo discutidas e interpretadas en nuestro continente por derechas e izquierdas, pienso que cada latinoamericano residente o emigrado, continua a preguntándose por qué después de doscientos años, aún no conseguimos crear sociedades justas con gobiernos eficientes y equitativos que nos permitan progresar y tener formas de gobierno que den prioridad a sus ciudadanos. Bolívar, tristemente escribió al final de sus días, que los países de América eran ingobernables. Talvez estas palabras reflejan el cansancio en la empresa, más que la desilusión con su visión. El mechón no tiene canas a pesar de que tenia 47 años al morir, quizás sus palabras fueron una reflexión sobre su dimensión de individuo ante una lucha titánica e imposible de alcanzar en una vida.

Quizás doscientos años son pocos en la dimensión histórica de los cambios sociales y a cada uno de nosotros los ciudadanos globalizados latinoamericanos nos corresponde una tarea de re-educación en los años que nos quedan por vivir para hacer posible una revolución verdadera en nuestro continente. Una nueva revolución que como la anterior, se origine sobretodo en el examen exhaustivo de las ideas sobre lo que la justicia y la libertad representan para los seres humanos, una revolución ante todo de ideas y no de armas, ( las armas fueron el medio pero no el fin), como lo revelan con lucidez los documentos de esta exhibición.

One thought on “‘El Mechón del Libertador’ por Patricia Díaz (Reseña sobre la exhibición publicada por Prisma)

  1. Gracias por esta interesante reseña de la exhibicion. Hubo varias charlas tambien y una serie de eventos. Afortunadamente la Biblioteca britanica tiene los papeles de Mary English, comprados hace poco. Haran prueba de DNA con el mechon???

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*